Medicamentos biológicos, caros para tratar la artritis

Lina Maria Patricia Manrique VillanuevaUnimedios Bogotá

Mientras que un paciente con artritis reumatoide temprana tratado con medicamentos biológicos le puede costar al país entre 30 y 42 millones de pesos al año, otro con la misma enfermedad, atendido con farmes (fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad), cuesta entre 700.000 pesos y 1.300.000 pesos al año.

Para atender la artritis reumatoide temprana –aquella que se detecta de manera precoz–se utilizan medicamentos tanto de síntesis (farmes) como biológicos. Los primeros, según el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima), son “fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad, elaborados con compuestos químicos, que ralentizan e incluso detienen su evolución, al modificar el sistema inmunológico, y además son más económicos y efectivos”.

Los segundos están constituidos por moléculas de gran tamaño formadas por las proteínas que producen los organismos vivos (es el caso del cartílago o del gluten, presente en el trigo o la cebada), como por ejemplo la insulina o las vacunas.

En la investigación adelantada por el profesor Jorge Augusto Díaz Rojas, de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional de Colombia (UN), se constató que mientras un paciente con artritis reumatoide temprana tratado con farmes le cuesta al sistema de salud entre 700.000  y 1.300.000 de pesos al año, uno atendido con biológicos representa entre 30 y 42 millones de pesos al año.

“Lo más llamativo es que no hay diferencias clínicas significativas en cuanto a efectividad y seguridad entre estos dos grupos de medicamentos”, revela el primer estudio comparativo y prospectivo realizado en el país en torno a esta enfermedad que padecen alrededor de 200.000 personas en Colombia, según la Guía de práctica clínica para la detección temprana, diagnóstico y tratamiento de la artritis reumatoide, del Ministerio de Salud y Protección Social.

El profesor Díaz, doctor en Ciencias Farmacéuticas de la UN, afirma que los costos de producción tienen implicaciones en la política de precios de los medicamentos porque la industria farmacéutica tiene ánimo de lucro y busca recuperar la inversión en recursos en investigación, desarrollo, producción y comercialización, además de lucrar a los accionistas. “Por esta razón manejan precios altos, a pesar de que en general el aporte en los resultados de salud de los usuarios sea mínimo con respecto a lo existente”.

Se trata de una situación preocupante si se tiene en cuenta que aunque los costos directos –como especialistas, pruebas de laboratorio, imágenes diagnósticas y medicamentos– están cubiertos por el sistema de salud, estos últimos representan el 90 %.

Con respecto a los costos indirectos asociados a la enfermedad –invalidez, incapacidad laboral y ausentismo laboral–, la investigación estimó que las incapacidades médicas de la población estudiada sumaron alrededor de 559 millones de pesos.

Ver más http://unperiodico.unal.edu.co/pages/detail/medicamentos-biologicos-caros-para-tratar-la-artritis/